ABCdario / GUASANGA

Por Víctor Octavio García

 

* Pájaros azules

 

Después de la manifestación –marcha– exigiendo justicia por el maltrato a la perrita “luna” que se produjo justo cuando implosionó el caso del diputado depravado acosador de mujeres (Esteban Ojeda), escasos días después de otra atípica manifestación contra los cruceros (barcos fondeados en la bahía) brotan varias interrogantes (sospechas) sobre la solapa de ambas manifestaciones; la primera quién o quiénes son los que mueven la cuna (manipulan) y dos con qué fin.

Y no es que no tengan la razón, les asiste la razón, pero que las realicen en medio de una campaña política competida y cerrada entre la coalición Morena-PT y los partidos aliancistas PAN, PRI, PRD, PH y PRS donde el triunfo o la derrota puede darse sinigual hacia la derecha o la izquierda abreva muchas interrogantes; en el caso de las protestas por el maltrato a la perrita “luna” queda claro cuál fue el fin; desviar la atención de los señalamientos y denuncias públicas hechas contra el diputado acosador de mujeres utilizando el maltrato de la perrita “luna” como distractor.

Fue, en todo caso, un ruin distractor; nadie se manifestó en contra los actos pueriles de depravación sexual del profesor y diputado Esteban Ojeda, sino que por el contario salieron a defenderlo en el peor momento y con las peores excusas apoyados por un ejército de bots, –al rancio estilo de los seguidores de López Obrador–, a fin de que Esteban Ojeda –el acusado– recibiera respiración de boca a boca e impunidad.

Las protestas contra los cruceros fondeados en la bahía –que también están en su sano derecho de protestar– esconden mucho más de lo que dejan traslucir, primero que van contra el turismo y todo lo que huela a actividad turística y dos, como un ejercicio post electoral en caso de que pierdan la elección tomar calles e incendiar el estado, paralizarlo, colapsarlo, lo que no es remoto que ocurra ante el grueso de las proyecciones que existen hasta hoy, que la alianza de partidos se quedara con la muchacha (gubernatura); dieciocho años haciendo lo mismo, mucho ruido como los pájaros azules, y de rabietas, rabietas quedan. Así que ¡Aguas!. ¡Échense ese trompo a la uña!.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •