PRESENTAN INICIATIVA SOBRE TAMIZ NEONATAL

Es imperativo que los procedimientos que rigen al tamiz natal se homologuen para poder dar coherencia y coordinación a todos los actores involucrados en dicho proceso, y así avanzar en la aplicación de políticas públicas equitativas y modernas que garanticen de mejor manera el derecho a la protección de la salud consagrado en el artículo cuarto de nuestra Carta Magna, fue como se manifestó desde la máxima tribuna del Congreso del Estado la diputado Anita Beltrán Peralta.

Por Alejandro Barañano

Fotografía: Jorge Roldan

 

La diputada Anita Beltrán Peralta, representante del Partido Revolucionario Institucional en el Congreso del Estado, presentó la mañana de este martes una Iniciativa con Proyecto de Decreto referente al tamiz neonatal, ello basándose en lo establecido en la NOM-034-SSA2-2013, donde se señala sobre los defectos al momento de nacer, los cuales son definidos como un conjunto de condiciones que alteran la estructura anatómica o el funcionamiento de las y los recién nacidos, que incluye los procesos metabólicos del ser humano y pueden estar presentes durante la gestación, nacimiento o en etapas posteriores del crecimiento y desarrollo.

Explicó que los nacimientos prematuros, los defectos de tubo neural, el labio y paladar hendido, entre otros defectos al nacimiento, pueden ser prevenibles, detectados, diagnosticados, tratados o rehabilitados oportunamente, lo que permite evitar o limitar la discapacidad o muerte y ofrecer a los padres y a su hijo, atención con calidad y posibilidades de una mejor condición de vida.

“En los últimos años, los avances y logros obtenidos en el campo de la genética y el diagnóstico prenatal han sido de gran trascendencia, porque permiten la detección temprana de alteraciones fetales o complicaciones maternas, que colocan en riesgo al binomio madre-hijo, permitiendo, además, plantear estrategias dirigidas a reducir el riesgo de recurrencia”, dijo la legisladora priista.

También dio a conocer que se incluyen los principales defectos prevenibles o susceptibles de diagnóstico temprano, así como las medidas de prevención y control que puedan tener impacto epidemiológico en las tasas de morbilidad y mortalidad perinatal; y dijo que “cabe señalar que esta norma es de observancia obligatoria en todo el territorio nacional, para el personal de los servicios de salud de los sectores público, social y privado que conforman el Sistema Nacional de Salud, que efectúen acciones en el campo de la salud reproductiva y en la atención de las y los recién nacidos y menores de cinco años”.

Como se sabe, el tamiz neonatal es un procedimiento que se realiza para descubrir aquellos recién nacidos aparentemente sanos, pero que ya tienen una enfermedad que con el tiempo ocasionará daños graves, irreversibles, antes de que éstos se manifiesten, con la finalidad de poder tratarla, evitando o aminorando sus consecuencias; y para que la efectividad del procedimiento sea máxima en la prevención de enfermedades, debe ser realizado durante las primeras dos semanas de vida del neonato, preferentemente entre cuatro y siete días de vida extrauterina; “pero si esto no es posible, es todavía útil hasta los dos o tres meses de edad”, puntualizó la diputada Anita Beltrán.

Además, los programas de tamiz neonatal constituyen una prioridad dentro de la atención en problemas de salud pública ya que, desde hace más de cuatro décadas, el tamizaje ha demostrado ser un procedimiento eficaz y que continuamente amplia la cantidad de padecimientos detectables y prevenibles.

“Dado que el tamiz neonatal es un programa de salud pública cuya aplicación requiere tanto del financiamiento como de los mecanismos de implementación que determinen las dependencias gubernamentales, hace necesario armonizar el artículo 60 de la Ley Estatal de Salud con su similar, el artículo 61 de la Ley General de Salud, el cual establece la obligación de la aplicación de la prueba del tamiz ampliado, tamiz auditivo al prematuro y tamiz oftalmológico neonatal”, expuso durante su pronunciamiento.

De igual forma, dijo, “es de vital importancia la detección del virus de inmunodeficiencia humana en embarazadas desde los cuidados perinatales, de esta forma se cuenta con la posibilidad de aplicar el tratamiento antirretroviral y se logra reducir la transmisión vertical de 25 por ciento a menos de 2 por ciento”.

Finalmente propuso que con el propósito de ampliar la protección y garantía de la madre y descendientes a través de servicios de salud eficientes, calidad y calidez, se deben implementar y aplicar políticas públicas responsables y sensibles a la relevancia de la detección temprana, ya que nos encamina a reducir y atender padecimientos congénitos o una posible discapacidad, concluyó diciendo.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •