CEDE AYUNTAMIENTO PREDIOS EN COMODATO

  • Recibe el Instituto Municipal de las Mujeres dos terrenos en comodato, ello para el Centro de Atención a las Mujeres y el Refugio Municipal de Mujeres, sus Hijas e Hijos en Situación de Violencia.

Redacción

El Instituto Municipal de la Mujeres recibió del Ayuntamiento de La Paz, dos terrenos en comodato que serán destinados al Centro de Atención a las Mujeres y el Refugio Municipal de Mujeres, sus Hijas e Hijos en Situación de Violencia, informó su directora, Paola Arzate.

 Al respecto expresó que “gracias a los apoyos de instituciones privadas y públicas, así como las políticas del buen gobierno, sumado al correcto manejo de los recursos que se nos otorgan como Instituto, nos permite que juntas y juntos brindemos a las ciudadanas de La Paz, un servicio de calidad y calidez”.

Señaló que por unanimidad se votó por la donación de los bienes inmuebles en comodato durante 5 años, en la pasada Trigésima Sesión Ordinaria de Cabildo, además oficialmente recibió del Síndico Municipal Rogelio Alfonso Martínez Mayoral, los documentos que acreditan la formalización de los comodatos de las instalaciones, que tienen como único fin brindar el espacio y atención para las mujeres que lo necesiten.

Destacó que el IMM trabaja de la mano tanto con organizaciones civiles, contando con el respaldo de las autoridades municipales, ya que es de suma importancia garantizar los espacios donde se puedan realizar actividades para y en pro del empoderamiento de la mujer, como se ha venido haciendo durante la administración municipal en las instalaciones del Centro de Atención para las Mujeres, donde hasta el día de hoy se han atendido a poco más de 175 usuarias, brindando servicios de psicología, trabajo social y asesoría jurídica, en un horario de lunes a viernes de 08:00 am a 20:00 horas, y los sábados de 09:00 am a 2:00 pm.

Finalmente,Paola Arzate, indicó que en el Refugio Municipal de Mujeres, sus Hijas e Hijos en Situación de Violencia, se les brinda un espacio de calidad y calidez, además de ser una estancia donde las usuarias que han sido víctimas de violencia al igual que sus hijas e hijos, se sientan tranquilos y a salvo, recibiendo servicios como alimentos, hospedaje y médicos, así como apoyo psicológico, trabajo social, jurídico y académico.